330 Alumnos de Infantil y Primaria se incorporan a clase en Castellar

Tras casi tres meses de vacaciones sin pisar por clase, los más pequeños de la casa y los no tan pequeños vuelven a las aulas con energías renovadas y con ganas del reencuentro con los compañeros. Ayer el Ceip Tierno Galván arrancaba el curso en el que 330 alumnos (110 en Infantil y 220 en Primaria) comienzan las clases en horario de adaptación.

Septiembre es el mes del regreso a las aulas, de los deberes y de los reencuentros con los amigos tras las vacaciones de verano. En resumen, de la rutina. El colegio de Castellar abre sus puertas a los niños de educación infantil y primaria para iniciar un nuevo curso o para dar sus primeros pasos de su trayectoria escolar.

La vuelta al cole está llena de emociones y sorpresas que desvelar, incógnitas que despejar, hay que hacer encaje de bolillos para cuadrar todo. Nuevos maestros, nuevos compañeros, nuevos libros y extraescolares nuevas. Todos los años además empiezan el curso y faltan libros en las librerías, para alegría de algunos, ya que sin ellos es muy probable que no haya deberes todavía. Pero la alegría puede transformarse en pesadilla, y es que es muy estresante estar todos los días después del trabajo yendo a comprobar si ha llegado ya el libro de marras. Queramos o no, el verano se acaba y nos toca comprar un montón de cosas. Al gasto en libros hay que añadirle el gasto en material escolar, y la súper-mega-mochila acorazada que soporte todo ese peso.

Una vez superado este escollo, solo queda saber que profesor le ha tocado a nuestro hijo, y empezar a encajar el horario escolar con la rutina del trabajo y la casa.

En la comarca  comenzaron ayer el curso 28.142 alumnos. El próximo viernes lo harán 21.608 de Secundaria, Bachillerato y ciclos formativos.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.